EL PROCESO DE AHORRO DE AGUA EN EL RIEGO

Agua
  • 04 Marzo 2015

Afortunadamente el sentido y la responsabilidad con el medioambiente, ha calado de forma importante en nuestra sociedad y la preocupación por la sostenibilidad forma parte, cada vez más, de nuestras prácticas.

No es necesario por tanto extenderse en enumerar y describir las múltiples razones para emprender serias medidas para ahorrar agua en los sistemas de riego. Pero si merece la pena analizar con detalle cómo se puede conseguir.

Para marcar y seguir un proceso de ahorro en cualquier ámbito de nuestra vida, lo primero es ser capaz de conocer y cuantificar el gasto, así como identificar las medidas que se van a emprender.

Sin embargo este proceso tan lógico y sencillo es prácticamente imposible de realizar en nuestras instalaciones de riego:

  • Muchas de ellas son aun manuales.
  • Otras tantas apenas disponen de sistemas de automatismo a baterías, muy básicos y poco eficaces.

En estas condiciones es prácticamente imposible tomar medida de ahorro alguna, ya que si resulta muy difícil saber tan siquiera cual es la dosis de riego que estamos aplicando, más difícil resulta aun, aplicar medida de reducción alguna.

Para poder tomar medidas para ahorrar agua en los sistemas de riego hay que contar con que debemos cumplir los siguientes pasos:

  1. Contar con Sistemas de Automatismo, en los que pueda saber fácilmente, la dosis de riego que estoy aplicando y  que permitan
  2. La Instalación de Sensores de Lluvia,
  3. Usar los ajustes porcentuales para ajustar la dosis de riego a las necesidades de las diversas estaciones del año.
  4. Contar con sensores de Caudal, que sean capaces de detectar y que reaccionen ante averías y roturas y que nos informen de ello.
  5. Y finalmente que se pueda Centralizar su manejo.

Esto es un proceso que se puede recorrer en diversas etapas, ajustándose al presupuesto disponible en cada momento. Hace falta, eso si, tener marcado un plan de actuación, claro y definido para ir cubriendo las diversas etapas.

No tiene que ser nada difícil y complicado, por ejemplo, decidir el primer paso que se puede dar: “Tomar el compromiso Firme y Serio de no volver a emplear como automatismo de riego sistemas de batería”

Esto debe ser así, ya que estos sistemas no permiten avanzar en esos cinco pasos antes descritos para el ahorro de agua de riego, siendo tan solo una mala solución, rápida en su inicio, pero que nos deja ante un callejón sin salida.

Esta sencilla medida, está al alcance de todo el mundo y desde el primer día, pero puede dar la señal de partida al resto del proceso.

Desde ese momento, la elección de los automatismos de riego a emplear, deberían someterse a ese cuestionario de cumplimiento con esos 5 puntos.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Este sitio web usa cookies. Más información Acepto