SIETE CONSEJOS QUE (QUIZAS) NO CONOCIAS PARA AHORRAR AGUA EN EL JARDIN

Agua
  • 23 Febrero 2016

La preocupación por la falta de agua ha fomentado que se extienda una serie de buenas prácticas a la hora de limitar su gasto en el riego del jardín. Las más básicas, como regar en horas de poco calor o apagar los aspersores con viento, son ampliamente conocidas por el común de los usuarios, y no es nuestra intención incidir en ellas. En su lugar os traemos algunas ideas menos conocidas que os ayudarán a reducir vuestra factura de agua con un costo mínimo.

 

Especies autóctonas: Si estáis empezando a diseñar vuestro jardín y dudáis sobre qué tipo de césped y plantas usar, escoged especies autóctonas de vuestra zona. De este sobrevivirán solo con el agua de lluvia, sin apenas necesidad de riego extra.

 Riegos espaciados y profundos: En lugar de regar un poco cada día, hacedlo dos o tres veces a la semana durante más tiempo. Esto provocará que el césped desarrolle raíces más profundas, haciéndolo más fuerte y resistente a las sequías y enfermedades. De este modo puede ahorrarse hasta un 30% de agua.

 Aprovechar el agua de lluvia: Según la disposición de nuestro jardín, habrá parte de la lluvia que caiga en zonas sin plantas (por ejemplo, si tenemos una terraza con solería entre la entrada a la casa y el césped). Podemos colocar cubetas o algún tipo de recipiente para recoger el agua que no llegue a la tierra y utilizarla para regar al día siguiente.

 

Ahorrar agua en el riego del jardín

 

Crear partes con sombras: Instalar una pérgola o plantar árboles con copas frondosas crearán espacios con sombras en nuestro jardín. Las porciones de césped sobre las que caiga la sombra se secarán menos, y se mantendrán verdes con menor necesidad de riego.

 Agrupar las plantas por tipos: Si nuestro jardín se compone de varias especies de césped distintas, agrupadlas en función de su necesidad de agua. Haced lo mismo con las plantas y árboles para así ajustar el riego a las características de cada zona.

 Formar grupos tupidos de plantas: Muy en línea con el punto anterior. Reduciendo el espacio entre plantas con características similares crearéis pequeños microclimas que se mantendrán húmedos con más facilidad. Además, la tierra en la que estén plantadas se secará menos al recibir menos sol directo.

 Mantener el césped alto: Cortar el césped a baja altura le provoca estrés, ya que no permite que sus raíces se asienten bien en la tierra. Elevar el nivel de siega provocará que las hojas estén más sanas, retengan más agua y sean menos vulnerables a hongos y enfermedades.

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Este sitio web usa cookies. Más información Acepto