EL COLCHÓN: QUÉ ES Y CÓMO EVITAR SU ACUMULACIÓN EN EL CÉSPED

Césped
  • 02 Febrero 2016

Con el paso del tiempo es habitual que se desarrolle en nuestro césped una capa de residuos diversos entre la vegetación y la superficie del suelo. Es lo que comúnmente conocemos como “colchón”: una capa compacta de tallos, raíces y restos de poda en distintos estados de descomposición, con una consistencia esponjosa. Es la razón, por ejemplo, de que las praderas recién instaladas sean más duras. En cantidades moderadas, esta masa de material orgánico sirve de fertilizante natural para el césped, pero una acumulación excesiva puede ahogar la tierra y tener un efecto nocivo. Controlar el nivel de colchón es una condición fundamental para una pradera saludable.

 El crecimiento del colchón se produce cuando la producción de residuos supera la velocidad de descomposición. El nivel ideal se sitúa en torno a los 12 mm; una capa por encima de este grosor disminuirá la infiltración del agua, el abono y los pesticidas en el suelo, con efectos que van desde la menor resistencia a la sequía, temperaturas y humedad extremas a la proliferación de enfermedades e insectos.

 ¿Qué fomenta la acumulación de colchón?

  • Siega demasiado alta (más de 75 mm)

  • Suelos ácidos o ricos en arcilla

  • Bajos niveles de microflora en el suelo (hongos y bacterias)

  • Alto mantenimiento del césped

 Aunque existen diversos factores externos, el exceso de colchón es con frecuencia producto de un cuidado adecuado del césped: un mantenimiento periódico para mantener la pradera a la altura correcta y con la fertilización adecuada generará inevitablemente una acumulación de residuos. Por ello es importante saber cómo eliminarlos:

  • Aireación del terreno: Con una máquina especializada, se taladra el suelo y se extraen pedazos de varios milímetros de grosor. Esta técnica, además de romper la capa de colchón, facilita la oxigenación de la tierra y crea canales para el escape de gases y la infiltración del riego.

 Proceso de aireado

El aireado rompe el colchón y facilita la oxigenación de la tierra

 

  • Uso de fertilizantes y pesticidas adecuados: Un pH de entre 6.0 y 7.0 permite la proliferación de actividad microbiana y lombrices. Diversos estudios han demostrado que estos descomponedores naturales son los mejores aliados a la hora de prevenir la acumulación de colchón, ya que se alimentan de los residuos que lo componen.  

  • Recebo: Proceso por el cual se añade a la pradera una fina capa de suelo (unos 3mm), que ayudará a prevenir la formación de colchón.

 Estos sencillos consejos supondrán un ahorro importante en agua y fertilizantes, y contribuirá a mantener una pradera saludable.

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Este sitio web usa cookies. Más información Acepto